lunes, 29 de junio de 2015

Perra Pop Presenta: Glaciar


24 de Octubre del 2014. La primera vez que supe de Glaciar fue en la publicidad para el 4to Folk Collective, en Amon Solar. Fue la primera vez que Folk sería un Jueves y en el salón principal, señal de su creciente importancia en la escena. Muchos fuimos para el debut de Aifon, que encabezaba el veterano Gustavo Quirós, finalmente tocando sus canciones que trabajó durante años.

Al bajarse Aifon del escenario, se subieron estos chiquillos todos profesionales y ordenados: Glaciar. Tal vez por Folk Collective llamarse como se llama anticipé una banda de folk, probablemente tocando en inglés, o algo con las influencias usuales, tratando de sonar angustiado y controversial. A veces uno está escéptico ante una banda nueva por motivos que desconoce. Iba de salida y me topé a la mamá de Alejandro -uno de mis mejores amigos de infancia- cerca de la entrada del bar justo cuando Glaciar arrancó. Teníamos más de 15 años de no vernos después de casi crecer en su casa. Fue maravilloso.

Gracias a ese pequeño milagro logré ser capturado por la música de Glaciar.

En medio de tanta bulla, de tanta prensa, de tantas fotos, de tanta música disponible... es fácil perderse. En el mainstream rockero costarricense, aparte de la tradición arraigada del progresivo y del rock setentero -que nunca se logra dejar ir del todo y hasta vive en sonidos revival setenteros como el grunge-, existe una tradición aun más longeva de pop en Costa Rica. De pop tallado y bien escrito. Glaciar toma esa bandera y la lleva hacia adelante con paso firme y seguro.


El sonido de Glaciar se consolidó después de un largo período de gestación. Al principio estaba Arío con su guitarra y muchas ganas de componer. Fue baterista varios años de una banda llamada Azur, pero iniciaba un proceso interno que eventualmente le dejaría claro su necesidad de componer melodías y cantar. La llegada de la imperativa creadora. Azur se separa y le deja el camino libre.

Tenía dieciséis años. Se puso a trabajar en su propio material mientras exorcizaba sus influencias, depurando su sonido a algo que sonara menos como las cosas que amaba y más como él mismo. Una de las cosas que encuentro sobresaliente era que mucha de la música que lo inspira viene de la riquísima tradición pop costarricense, artistas como Gandhi, Evolución, Ale Fdz, 424. Al final del proceso de dos años tiene un puñado de canciones que encuentra viables y busca un lugar para grabarlas.

Multi-instrumentista, logra conseguir un espacio en el estudio de Ale Fdz y graba lo que sería su primer EP. Esto lo impulsa a armar una banda para poder tocarlo en vivo. Luego de varios retoques y ajustes a la alineación logra concretar la combinación ideal: Arío Rojas (Azur, Kerosene, Årío) en vocales y guitarra, Daniel Chaves (The Warhola Girls, Carlos Vargas, Tíbet) en guitarra y coros, Esteban Fuentes (D’tour, Frances Farmer, Limerence) en el bajo y Manuel Carazo (D’tour, Sasha Campbell, Tríptico) en la batería. Luego del debut, con el sonido de la banda ya consolidado en un sonido propio y depurado, entran al estudio de Ale Fdz de nuevo al finalizar el 2014.


Meses después de su debut en Folk Collective me encontré preguntándome por Glaciar. Algo me había tocado de esa presentación única que presencié en Amón Solar hacía tanto ¿Había sido solo lo enormemente emotivo de toparme a la mamá de Alejandro? Una tarde estuve buscando algo de música de la banda para verificar mi corazonada. En efecto eran buenísimos, pero había muy poco disponible. Por pura insistencia logré llegar hasta el Soundcloud de Arío (donde firma como "Årío") y me topé con una de las canciones más hermosas que había escuchado en mucho tiempo. En Sus Partes Más Profundas, una balada sencilla que duraba poco menos de cuatro minutos que resumía todo lo que estaba bien dentro de la composición de Arío y lo que hace con su banda... un trabajo disciplinado, limpio, que sabe cuando detenerse y no sobrecargar las armonías con barroquismos ni distracciones. Una joya.

Inmediatamente revisé redes sociales para ver cuando volvían a tocar y para mi sorpresa descubrí que la banda se encontraba en un período de actividad limitada. Aparte de estar terminando su siguiente disco, estaban navegando la ausencia de Arío, que está estudiando producción musical fuera del país (¡está estudiando música! ¡esto va para largo!). Cada vez que pueden tocar, lo hacen, pero cuesta mucho coordinar para que estén todos en Costa Rica al mismo tiempo. Justo cuando voy a perder la esperanza, sale Cristalino, el primer sencillo de Valles Temporales, su siguiente disco. Al parecer es una favorita de Ale Fdz que al escuchar la maqueta empujó para que se le diera prioridad. Cristalino logra atrapar el sonido de un Glaciar mucho más armado como banda, más alejado de sus raíces como proyecto solista.

Desconozco cuanto tiempo irá a pasar Glaciar con la velocidad reducida, pero espero que no dejen pasar lo que tienen, esa química que cuesta tanto conseguir. La escena rockera independiente tiene muchas bandas buenas que ocupan espacio valioso y a veces se vuelve complicado para las propuestas nuevas encontrar campo, sobre todo si lo que están proponiendo no pertenece a un nicho específico, si no que aspira a los escenarios amplios del pop. Independientemente de lo que suceda con la banda, estoy seguro que vamos a escuchar muchísimo de ellos en el futuro... porque Glaciar es una semilla de algo. Tal vez Glaciar la novel banda pequeña es la semilla de Glaciar la gran banda popular, o tal vez sea el punto de partida de otras grandes bandas que conoceremos en el futuro -es difícil saber cuando se trata de artistas tan jóvenes-, pero ellos tienen algo que no es fácil de encontrar ni de desarrollar.

Estén atentos a Glaciar. Estén atentos a lo que hagan Arío, Daniel, Esteban y Manuel con sus carreras. En unos años este artículo se leerá como una fotografía borrosa de la juventud de cuatro artistas increíblemente talentosos.


Glaciar - Glaciar (2014)
Glaciar - Cristalino (sencillo) (2015)
Glaciar - Valles Temporales (2015)

Glaciar en Bandcamp.
Glaciar en Soundcloud.
Arío Rojas en Soundcloud.